martes, 14 de abril de 2009

Relatos Gays - EL MECANICO ARDIENTE

Gay. Un encuentro con el mecánico en su taller cuando se disponía a arreglar el aire acondicionado de su coche.



Hola mis amigos y seguidores, en esta ocasión, no relatare mi historia en

ningún viaje o lugar del mundo, esta vez será en la ciudad que vivo:

Hermosillo, uno de los lugares mas calientes del mundo y con unos hombres

muy guapos y calientes también.

A pesar de que soy una persona joven, considero que a veces aunque tengas

otras oportunidades, nunca esta de mas pagarle a algún chacalón rico que te

encuentres por ahí, y esto, (verídico por cierto) fue lo que me paso cuando

lleve a arreglar mi carro a un taller mecánico.



Era una tarde muy calurosa de verano, el termómetro alcanzaba casi los 50

grados, y para variar, la refrigeración de mi carro se había descompuesto,

quien haya estado aquí en Sonora durante el verano, comprobara que el

infierno si existe en la tierra y que la refrigeración es una necesidad no

un lujo. Bueno, llegué a un taller que me recomendó un amigo, y me dice que

pregunte por el Beto. Cuando iba a preguntar por el Beto, sale un

individuo. OHHHHH, que te derrites, era algo alto, moreno, de bigote, de

unos 26 años, algo musculosos, con unos brazotes riquísimos, y ojos

aceitunados. Llevaba puesto un pantalón de mezclilla muy desgastado, sin

camiseta, que revelaba unos ricos pectorales, esfuerzo de los días de

trabajo bajo el abrasador sol sonorense, su cabello muy corto y se estaba

empinando una cerveza (algo muy común aquí), pero lo que más me llamaba la

atención de él, era esa actitud con la que hablaba, la forma en que

caminaba, era un animal sexy en toda la extensión de la palabra, se sabia

guapo, me imagino que traería a mas de una docena de viejas calientes tras

de él, su mirada era penetrante, se me hacia que con la mirada me decía:

pinche puto caliente, como te me quedas viendo la verga,

porque en veces se la sobaba por encima del pantalón, como invitándome a

tentarla.



La verdad que para ese momento yo estaba ardiendo, solo eso me

faltaba aparte del calor. El caso que me invita a pasar a su oficina, y me

dice que todos salieron a comer, y que regresarían en dos horas, después de

la siesta. Me dice que va a revisar el carro, y me presta una revista para

que me entretenga, mientras el sale de la oficina, que por cierto estaba

refrigerada. Pasaron como unos 15 minutos, y hallo el desperfecto, que según

me dijo era un corto. Me dio el precio y le pague. Entonces el me invita una

cerveza, y nos la tomamos, platicando pendejada y media de su trabajo, que

si se cogió a su cuñada, que si andaban mas de 5 viejas tras de el. Hay que

recordar que el ya andaba medio tomado, el caso que se acaba la cerveza y me

dice que va a ir por mas, regresa con dos caguamas , y nos las bebimos

también, para este punto yo andaba súper caliente, el cuando hablaba de sus

viejas se agarraba la verga y me decía: ya se me paro esta

chingadera, desearía tener a alguna de mis putitas para que me de una

mamada. Yo al valor de las cheves, le digo: pues si quieres yo

te hago el paro, puedo ser una putita en este momento y darte una

mamada. Acto seguido, se baja el pantalón, y sale a la vista una rica

verga, de unos 18cm, no era gigante era grande, respetable, pero lo que mas

me gustaba es que era gruesa, bien gorda, como las vergas que me encantan,

esas que te abren completamente el culo, y se quedan adheridas a ti. Y me

dice: aquí esta puto, mamamela toda, y rápido, porque ya no tardan en

llegar mis compas (amigos).



No me dijo dos veces me arrodille, y agarre la verga sudada de ese hombre que estaba bañado en sudor, pero que era lo que lo hacia verse sexy precisamente, mas macho, un hombre en toda la extensión de la palabra, rendido ante su calentura, no era gay, era un hombre, guapo, caliente sudado, con barba de tres días, pero sobre todo dispuesto y con una rica verga que me comería en ese instante. Le baje mas el pantalón, agarre sus huevos peludos, y le empecé a lamer la cabeza de ese rico pito, el gemía, me decía obscenidades: trágatela toda puto, chúpame los

huevos yo estaba extasiado, el sabor de su verga era único,

delicioso, con sabor a hombre, y lo que mas me gustaba es que derramaba

mucho precum, me metía su miembro hasta donde mas podía, mientras le

acariciaba esos ricos huevos, recorría su verga desde la base hasta la

cabeza, le lamía sus ricos huevos y me volvía a subir a su cabecita, y

cuando me separaba de ella, quedaba colgando de mi boca un hilo de liquido

preseminal delicioso, el empezó a ponerse tenso, mientras con su manos

agarraba mi cabeza, y me metía su pito hasta el fondo de la garganta, de

repente pego un gemido fuerte, derramo en mi boca una gran cantidad de mecos

calientes, mientras que yo le acariciaba y apretaba sus huevos, y el me

decía: así mamacita trágate toda mi leche, toda putita, que rico te

la comes sus mecos estaban deliciosos, porque hay de mecos a mecos, y

los d el eran una delicia, no daban asco, al contrario quería más, quería

otra dosis, pero esta vez dentro de mi culo. Yo me quede super caliente, y

le dije cuando se estaba cambiando: que onda no te animas a darme una

culeada? te va a gustar mi culito. El me dijo:



mira yo no soy puto, si quieres que te meta la verga, te va a costar una

feria. me puse a pensar, me preguntaba si valía la pena pagar y

llegue a la conclusión que el era un hombre, un macho, y que si quería sexo

gratis mejor me fuera a un antro a buscar gays, pero yo no quería un gay.,

en ese momento quería un hombre que me tratara como a una vieja, como a una

de sus putas, no como a un gay. Para no hacer largo esto, nos pusimos de

acuerdo, me dijo que le diera $500 pesos, un doce de cervezas, y dos

cajetillas de cigarros, (créanme que valía mas que eso), me dijo que a las

9.00 de la noche estaría solo, y que volviera, que el tenia un cuartito

donde dormía, pero que no había refrigeración, y que la oficina se quedaba

cerrada. Por un momento pensé llevármelo a mi departamento, pero se me hizo

mas excitante ahí, en un taller mecánico y eléctrico con olor a aceite, con

olor a hombre. Me fui con mi refrigeración compuesta. para esto eran

alrededor de las 4.00, entonces se me ocurrió parar en un súper a conseguir

unas medias, un liguero, y cera para depilarme, así lo hice compre todo y

llegue a mi Dep., puse mucho esmero en mi arreglo personal, me depile las

piernas (casi nunca lo hago) me puse debajo de mi ropa normal las medias, el

liguero y unas tanguitas, todo en color negro, me puse perfume y listo, por

fuera me veía un muchacho normal, pero me excitaba la idea de que llevaba

prendas de mujer, me deje el culito muy limpio, y previamente me lo

lubrique, para no perder tiempo cuando llegara. Se dieron las 8.30, y

arranque en mi auto, llegue y así estaba, un tanto ebrio, pero no

completamente. Me baje le di lo que me encargo y nos metimos en su cuarto.



PINCHE INFIERNO, casi me arrepiento estaba muy caliente, el pinche chacal

sudaba a mares, y yo ya empezaba a hacerlo, me tome de golpe dos cervezas,

y empecé a manosear la verga del Beto por encima del pantalón, este se quito

toda la ropa, y me dio acceso inmediato a su verga y huevos, mientras me

decía: que rico mamas puta déjame tentarte el

culito, me quite la ropa, todo, solo quede con las medias y el

liguero, mi mayate en turno se quedo viendo y creo que se calentó mas,

porque me jalo de espaldas así el y me dijo: ay putita rica te voy a

pegar una culeada que no se te va a olvidar nunca, se bajo, y por e

hizo a un la tanga para empezar a meter su lengua en mi raja caliente, yo

gemía como puta, estaba delicioso mi chacal. Se sentó en un viejo sillón,

con la verga totalmente erecta y me dijo: ven mi reina, siéntate en

este pito que es todo tuyo, comételo

Previamente lubricado, y además por su saliva me senté y se me fue la mitad

de golpe, el solo suspiro y dijo lo tienes bien caliente puto, que

rico, siéntate hasta los huevos, yo gritaba, bramaba como una vil

vieja, sentía todo mi culo abierto, este hombre me tenia ensartado y lo

estaba disfrutando mucho, me gustaba como abría mas mis nalgas para meter

toda su gran verga dentro de mi, sentía sus vellos en la entrada de mi culo,



podía sentir sus huevos, la manera en que se contraía su verga. gire mi

cabeza, y le ofrecí mi lengua que el devoro por completo, yo brincaba, me

salía casi todo y volvía a sentarme de golpe en su poderoso pito, el

bramaba, y me decía: así mamita, es toda tuya disfrútala, le

pedí que me acostara con las piernas en sus hombros y que me hiciera el amor

como a una vieja. Entonces me quite la tanga, él puso una almohada debajo de

mi, me lazo las piernas y dirigió su verga a mi ya dilatado y caliente ano.

La sentía en todo su esplendor, primero metió la cabecita, y luego cuando me

acomodé, me la dejo ir de golpe, y era una sensación única, me encantaba

como gemía, como me agarraba las nalgas, me las apretaba, me las abría y

entraba completamente en mi mientras me besaba y me decía putita

rica, que caliente tienes el culito, me vas a sacar toda la leche

¿la quieres putito, la quieres dentro. Yo lo decía que si que

me la diera toda, que me estaba quemando mi culo. La posición era deliciosa,

a mi me encanta, porque cuando se viene el hombre, en esta posición puede

uno sentir las contracciones de la verga, y puede sentir los mecos cuando

entran. Gritaba, estábamos empapados de sudor, su olor a hombre era

maravilloso, yo le lamía las axilas, el me besaba el cuello, nuestras

lenguas se encontraban, este chacal era muy cariñoso me hacia sentir como

una vieja, me tenia bajo su dominio completamente. De repente pego un grito

final, me la dejo ir toda, la apretaba dentro de mi, sentía que sus huevos

se querían meter en mi culo, empezó a bramar, y yo empecé a sentir su verga

hincharse y contraerse, y de repente empecé a sentir uno tras otro chorro

de leche inundar mi ardiente culo, mientras yo me corría solo por el hecho

de la fricción de su cuerpo con el mío.



Fue riquísimo, se quedo unos instantes dentro, y yo contraía mi culo mordiéndole la verga, exprimiéndole los retos de sus mecos. Nos levantamos y nos vestimos, le di su dinero, y le pregunte que si tenia un amigo como el para que cuando el me la metiera, yo se la mamaba a su amigo. El emocionado me dijo que si que iba a ir a

llamarle, pero que necesitaría volverle a pagar a él y también a su amigo.

Bueno, ya casi no traía dinero, así que le dije que mejor el fin de semana

los invitaba a el y a su amigo a la playa de San Carlos, acepto gustoso, y

quede de llamarle en dos días. Este es el fin de la primera parte, esperen

pronto la segunda. Gracias por la aceptación que han tenido los cuatro

relatos anteriores, si tienen algún comentario ya saben. Todos bienvenidos.





PAGINAS GAYS RECOMENDADAS:

Sexo Gay -

Sexo Gay - Videos Pollas Gays -Pollas Gays - Videos Gays - Tema Gay - Porno Gratis - Sexo Transexual - Fotos de Famosos - Chicos Gays - Intercambios Porno - Sexo XXX - Sexo Gay - Pollas Gays - Porno Gay



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

PAGINAS RECOMENDADAS:

Videos Fotos Gay - Fotos Gays - Gay Duro Videos Gay - Tema Gay - Porno Gratis - Sexo Transexuales - Fotos de famosos -Fotos y Videos Gays -Chicos Gays - Intercambios Porno - Sexo XXX - Sexo Gay - Pollas Gays - Porno Gay